sidearea-img-1
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit, sed diam nonummy nibh euismod tincidunt ut laoreet dolore magna aliquam erat volutpat.
sidearea-img-2 sidearea-img-3 sidearea-img-4 sidearea-img-5

Recent News

Newsletter

[contact-form-7 404 "Not Found"]

Cuando compramos o vendemos un caballo es importante tener un contrato de compraventa por escrito para proteger a ambas partes. De esta forma toda información relevante sobre el caballo estará reflejada en el contrato, haciendo todo más claro y evitando posibles malentendidos.

Un contrato de compraventa sencillo donde aparezcan los datos esenciales será suficiente para hacer la compra oficial. Esto es lo que contiene un contrato de compraventa estándar:

A simple contract covering the essential points of the purchase agreement will be enough to make the sale official. These are the basic things a standard contract needs to include:

  1. Identificación de ambas partes. Deben de aparecer los datos del comprador y del vendedor. También deben de aparecer las direcciones, teléfonos móviles (opcional), número de DNI o pasaporte o número de identificación fiscal en caso de ser una sociedad. Si el caballo pertenece a dos o más propietarios, los datos de éstos deben de figurar también, y deben de estar reflejados en los papeles de registro del caballo.
  2. Identificación del caballo. Es imprescindible incluir por lo menos el nombre, sexo, capa, raza, año de nacimiento y número de microchip.
  3. Fecha de la compraventa. La fecha y el lugar de firma del contrato son imprescindibles, ya que tienen importantes consecuencias jurídicas, tanto para determinar la Ley aplicable como para poder computar los plazos reclamaciones en caso de que sean necesarias.
  4. Precio y forma de pago. Debe figurar el precio total del caballo, la forma de pago y si se ha llegado a algún acuerdo específico. Si la compra se realiza entre particulares, estará exenta de IVA. Pero si el vendedor tiene condición de profesional hípico (como pueden ser ganaderos, jinetes y cuadras de venta) la venta está sujeta al IVA, que es actualmente 21%.
  5. Riesgo de lesión o pérdida. Es importante establecer en qué momento el comprador se hace completamente responsable del caballo. Un caballo puede lesionarse o enfermar en cualquier momento, por lo que conviene señalar el lugar y momento de la entrega de la posesión del caballo y si hubiera que transportarlo,
    determinar quién corre con los gastos y responsabilidad de dicho traslado. Normalmente la total responsabilidad del caballo recae sobre el comprador a partir del momento de la firma del contrato y cuando el pago se ha realizado por completo.
  6. Garantías. Normalmente se venden caballos sin garantías concretas. Si se ha dado una información sobre el comportamiento y la salud del caballo en el momento de la compra, esto debería figurar en el contrato. Además se puede utilizar un examen veterinario precompra para tener una información real del estado del caballo antes de cerrar el trato y para tomar una decisión final.
  7. Examen precompra. En caso de realizar un examen precompra, debe figurar en el contrato que éste a tenido lugar y que el comprador quiere seguir adelante con la compra después de conocer todos los detalles sobre el caballo (incluyendo posibles defectos o limitaciones) que constarán en el informe veterinario. Si no se lleva a cabo el examen precompra también debe de aparecer en el contrato. También se puede incluir que en caso de realizar pruebas de sangre que sean positivas en doping, la compra se invalidará y se deberá reembolsar al comprador el precio total.
  8. Firmas. Ambas partes deben firmar el contrato en todas las páginas del contrato. Si hay 2 o más propietarios del caballo, todos deben firmar, al igual que si hay dos o más compradores. De esta forma queda claro que todos conocen y están de acuerdo con las cláusulas del contrato y se evitan así malentendidos.

 

CÓMO PUEDEN PROTEGERSE LOS COMPRADORES:

  • Haz preguntas y toma nota de las respuestas
  • Informa al vendedor de qué objetivos tienen con el caballo y cuál va a ser su función. Pregunta si el caballo es indicado para tal uso o si existe alguna limitación
  • Utiliza un contrato de compraventa por escrito
  • Si hay datos muy importantes para la venta, como estado de salud, fertilidad, etc., deben estar incluidos en el contrato
  • Organiza una revisión veterinaria (examen precompra) para estar seguro de que el caballo puede realizar su cometido y que su estado físico es suficientemente bueno para ello

CÓMO PUEDEN PROTEGERSE LOS VENDEDORES:

  • Da toda la información posible sobre el caballo a los compradores.
  • Responde a las preguntas honestamente.
  • Recomienda al comprador realizar una revisión veterinaria para constatar que el caballo está suficientemente sano para ser entrenado.
  • Utiliza siempre un contrato de compraventa por escrito.
  • Determina en el contrato si ofreces alguna garantía o ninguna sobre el caballo.
  • Pide una copia del informe veterinario por si en algún momento existe alguna reclamación sobre la salud del caballo.
Sin comentarios
Escribe un comentario